Es un Ministerio más de la Iglesia Esperanza Presbiteriana Reformada

www.evangelio 1 2 3 .org

Llevando la Palabra de Dios a cada persona, a cada hogar.

         

Sermón en el día de Jesús 8 de octubre de 2006.

Título: EL ITINERARIO

Biblia: Génesis 49:1-33

Predicador: Pastor Dong Han David Lee

Iglesia Esperanza Presbiteriana Reformada

WWW.EVANGELIO123.ORG

1 Y llamó Jacob a sus hijos, y dijo: Juntaos, y os declararé lo que os ha de acontecer en los días venideros.

2 Juntaos y oíd, hijos de Jacob, y escuchad a vuestro padre Israel.

3 Rubén, tú eres mi primogénito, mi fortaleza, y el principio de mi vigor; principal en dignidad, principal en poder.

4 Impetuoso como las aguas, no serás el principal, por cuanto subiste al lecho de tu padre; entonces te envileciste, subiendo a mi estrado.

5 Simeón y Leví son hermanos; armas de iniquidad sus armas.

6 En su consejo no entre mi alma, ni mi espíritu se junte en su compañía. Porque en su furor mataron hombres, y en su temeridad desjarretaron toros.

7 Maldito su furor, que fue fiero; y su ira, que fue dura. Yo los apartaré en Jacob, y los esparciré en Israel.

8 Judá, te alabarán tus hermanos; Tu mano en la cerviz de tus enemigos; los hijos de tu padre se inclinarán a ti.

9 Cachorro de león, Judá; de la presa subiste, hijo mío. Se encorvó, se echó como león, así como león viejo: ¿quién lo despertará?

10 No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos.

11 Atando a la vid su pollino, y a la cepa el hijo de su asna, lavó en el vino su vestido, y en la sangre de uvas su manto.

12 Sus ojos, rojos del vino, y sus dientes blancos de la leche.

13 Zabulón en puertos de mar habitará; será para puerto de naves, y su límite hasta Sidón.

14 Isacar, asno fuerte que se recuesta entre los apriscos;

15 Y vio que el descanso era bueno, y que la tierra era deleitosa; Y bajó su hombro para llevar, y sirvió en tributo.

16 Dan juzgará a su pueblo, como una de las tribus de Israel.

17 Será Dan serpiente junto al camino, víbora junto a la senda, que muerde los talones del caballo, Y hace caer hacia atrás al jinete.

18 Tu salvación esperé, oh Jehová.

19 Gad, ejército lo acometerá; mas él acometerá al fin.

20 El pan de Aser será substancioso, y él dará deleites al rey.

21 Neftalí, cierva suelta, que pronunciará dichos hermosos.

22 Rama fructífera es José, rama fructífera junto a una fuente, cuyos vástagos se extienden sobre el muro.

23 Le causaron amargura, le asaetearon, y le aborrecieron los arqueros;

24 mas su arco se mantuvo poderoso, y los brazos de sus manos se fortalecieron por las manos del Fuerte de Jacob (Por el nombre del Pastor, la Roca de Israel),

25 Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá con bendiciones de los cielos de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones de los pechos y del vientre.

26 Las bendiciones de tu padre fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; hasta el término de los collados eternos serán sobre la cabeza de José, y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos.

27 Benjamín es lobo arrebatador; a la mañana comerá la presa, y a la tarde repartirá los despojos.

28 Todos éstos fueron las doce tribus de Israel, y esto fue lo que su padre les dijo, al bendecirlos; a cada uno por su bendición los bendijo.

29 Les mandó luego, y les dijo: yo voy a ser reunido con mi pueblo. Sepultadme con mis padres en la cueva que está en el campo de Efrón el heteo,

30 en la cueva que está en el campo de Macpela, al oriente de Mamre en la tierra de Canaán, la cual compró Abraham con el mismo campo de Efrón el heteo, para heredad de sepultura.

31 Allí sepultaron a Abraham y a Sara su mujer; allí sepultaron a Isaac y a Rebeca su mujer; allí también sepulté yo a Lea.

32 La compra del campo y de la cueva que está en él, fue de los hijos de Het.

33 Y cuando acabó Jacob de dar mandamientos a sus hijos, encogió sus pies en la cama, y expiró, y fue reunido con sus padres.

INTRODUCCIÓN

ESTO es una realidad, cuando tomas un colectivo, sabes cuál es su itinerario, las calles por las que pasará hasta llegar a tu destino. Y es así como nosotros cuando deseamos llegar hasta una localidad de la ciudad, buscamos la línea de transporte público que nos llevará de acuerdo al itinerario.

Si estamos manejando un auto y queremos llegar a un lugar de encuentro con alguna persona, y para acudir a esa cita hacemos toda una planeación de qué calles transitaremos hasta llegar al lugar y mas o menos sabemos de cuánto tiempo necesitaremos para recorrer ese trayecto.

Cuando tú sales de viaje al exterior en avión, salvo que sea un destino que tenga un vuelo directo, siempre deberemos utilizar varias conexiones, y eso implica que debemos saber el tiempo de salida, el portón de acceso al avión, el tiempo de salida del siguiente avión, cómo hacer para llegar de tu hangar de embarque hasta el siguiente avión, de cuánto tiempo dispones para hacer ese trasbordo. Un error, un descuido, una tardanza implica que perderás el avión y deberás esperar al siguiente.

Nadie que intente viajar y principalmente a un lugar nuevo, jamás partiría sin conocer el itinerario completo, de los horarios, del recorrido, las condiciones para el viaje; todo esto para no tener contratiempos y complicaciones, en especial, para no equivocarte.

AHORA bien, cuando ustedes vivían sin conocer a Jesucristo como su Salvador, ustedes deseaban, planificaban su vida a su manera, buscaban los mejores caminos y disfrutaban de cuántos bienes quisieron. Pero desde que creyeron en Jesucristo, y se hicieron una nueva criatura, todos tenemos un destino común: EL PARAÍSO.

Mas a diferencia de lo muchos creyentes creen, cada uno de nosotros tenemos un itinerario diferente que debemos recorrer. Por eso dice la Biblia: Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. (Efesios 4:1-7)

UN DESTINO COMÚN Y MUCHOS ITINERARIOS

En el versículo 4 que hemos leído de Efesios dice: como fuiste también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación. Aquí nos dice claramente que todos fuimos llamados a una misma esperanza en el Espíritu Santo, Jesucristo y allí donde mora el Padre Celestial. Mas si leemos el versículo 1 leeremos: Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados.

Es evidente, para que puedas ser digno de tu vocación que puso Dios para ti, es necesario que recorras un itinerario diferente a los demás, pero que llegarás a un mismo destino, a la casa del Padre Celestial: el paraíso.

En la Biblia, esto que estamos hablando se expresa en diferentes maneras, en 1 Corintios se habla de dones, que cada persona tiene un don diferente. También se habla como diferentes miembros de un mismo cuerpo en Cristo Jesús. Y el mismo Señor Jesús habla por parábolas acerca de los siervos que recibieron diferentes cantidades de talentos, que recibieron minas para que trabajasen con ellas para un mismo Señor y Padre.

Así dice la Biblia: vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? ¿tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos en lenguas? ¿interpretan todos?

Vean cómo nuestro Padre Dios, en su inmensa capacidad, nos ha dado una misma esperanza pero cada uno somos diferentes, como nuestros rostros. Cada uno estamos congregados en la misma Iglesia Esperanza, pero tenemos un itinerario diferente que debemos recorrer para que la vocación que Jesús nos ha dado, la podamos hacer en el tiempo y en el lugar correcto.

UNA PARADA DE DESCANSO

Me imagino que cada uno de nosotros ya hemos realizado un largo viaje, y siempre veremos que se hacen paradas de descanso, para alimentar, para cumplir con las necesidades fisiológicas, para mitigar el cansancio, para relajar los músculos; mas definitivamente si sabemos nuestro itinerario, sabemos que no quedaremos en ese lugar para siempre, que en algún momento más abordaremos el vehículo para seguir nuestro viaje hasta el destino propuesto.

Hoy tienen que saber que la iglesia es una parada de descanso. Veamos, cuando una persona escucha el evangelio de Jesucristo y cree, lo primero que hace es asistir a una iglesia y congregarse. Y allí, en la iglesia tiene que bañarse (fe y bautismo), tiene que alimentarse (estudio bíblico y culto), tiene que curarse (aprender y tener el orgullo como hijo de Dios), tiene que descansar (encontrar el reposo en Jesús) y prepararse para su misión (saber su vocación e iniciar su viaje al destino –paraíso- con un itinerario especial).

La iglesia también es una parada de descanso para los ya creyentes, quienes estuvieron recorriendo sus itinerarios personales y particulares, pero que en cada reunión de la iglesia, en cada domingo, hace una parada de descanso para reabastecerse de bienes, de alimentos espirituales, de la energía necesaria en la Palabra y en el Espíritu Santo, para cumplir su vocación según el itinerario.

Pero nunca, esta parada de descanso es el lugar definitivo ni el fin como muchos creen. Muchas personas y muchas iglesias, consideran que llegaron a la parada definitiva hasta el día de Jesucristo en su segunda venida. Por eso, muchos creyentes viven y se divierten en la iglesia, pero ninguno sabe su itinerario, viven con rumbo incierto, no saben cual es la vocación que tienen que perseguir ni qué realizar en su vida.

¿Acaso te subes a un medio de transporte sin saber el itinerario que tendrá? Por eso el plan de Dios tiene un objetivo común, pero tiene diferentes propósitos e itinerarios, incluso se tiene un tiempo limitado, por eso dice Jesús: bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos. (San Lucas 12:37-38)

¿SABES EL ITINERARIO DE TU VIDA?

LASTIMOSAMENTE, hoy tantos creyentes e iglesias viven si saber cuál es su itinerario, saben del destino y aguardan llegar al destino, pero no saben su itinerario, por eso no tienen el discernimiento para saber si van por la senda correcta o no. Y siempre dicen que Dios está con ellos.

Por eso, a los creyentes de hoy, son los más fáciles de embaucar, porque vienen del extranjero, dicen y muestran algunos pergaminos, o incluso existen aquellos que relatan su propio itinerario; y todos adoptan ese itinerario como el suyo propio. Seguro que para personas desorientadas, alguien que sepa su itinerario y lo muestre, es algo novedoso, diferente.

En este orden de cosas, el año pasado se realizó una de las concentraciones más grandes que se vio en nuestro país, se reunieron casi todas las iglesias evangélicas del país, se reunieron en un gran estadio de fútbol. Dijeron tantas cosas, predijeron tantas cosas, aseguraron tantas cosas, prometieron tantas cosas. Y pedían que todas las iglesias asumieran su cuota de participación en ese proyecto, porque decían: Dios quiere que se haga esto, este megaproyecto de evangelización es divino. Y cuando yo me opuse, les decía que no es el tiempo ni el deseo de Dios, todos me tildaron como bicho raro. Pero a un año y poquito más, quiero saber ¿dónde están los resultados inmediatos que tanto anunciaron? ¿Están las iglesias atiborradas de nuevas personas? ¿Quién se hará responsable de la inmensa cantidad de dinero gastado y muchos provino del tesoro de Dios?

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué hoy las iglesias evangélicas se venden al mejor postor o embaucador de multitudes que viene? ¿Por qué los pastores y los creyentes creen en ellos o permiten que esto suceda? ¿Por qué las iglesias gastan inmensas sumas de dinero del tesoro de Dios detrás de programas y promesas de crecimiento de la iglesia?

La respuesta es sencilla.

Es porque ni pastor ni la iglesia sabe el itinerario que tenemos que recorrer, tampoco sabemos cuál es el itinerario que Dios está recorriendo actualmente. Entonces hoy, las iglesias y sus miembros están parados como en una Terminal de ómnibus, se divierten, cantan, tienen confraternidad, relacionamiento, pero como no saben el itinerario que tiene que tomar la iglesia o cada uno, ni bien llega un ómnibus y les parece lindo, se suben a ella, ni siquiera preguntan a dónde irá ese bus o si coincide con tu itinerario. Así están vagando de ómnibus en ómnibus, con la esperanza de llegar a algún lugar, ¿pero cuál?

Pero si tú supieras que el lugar de tu destino ahora es Concepción y el itinerario que tienes que tomar es por la ruta pasando por Coronel Oviedo, entonces sabemos que jamás abordaremos otro bus, ¿no es cierto? Aun cuando te quisieren vender un pasaje que es a mitad de precio o traten de convencerte que la ciudad de Pilar es mejor que Concepción, jamás lo tomarás. ¿Se entiende?

Esto mismo le sucedió a Jacob, cuando luchaba con su hermano gemelo en el vientre de su madre, su madre Rebeca fue junto a Jehová para reclamarle y el Señor le dijo: dos naciones hay en tu seno, y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; el un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, y el mayor servirá al menor. (Génesis 25:23). Este era el destino de Jacob en la tierra. Pero el mal que cometieron Rebeca y Jacob es que jamás se preocuparon por preguntar a Jehová, cuál era el itinerario que debían recorrer. Así ellos para alcanzar ese destino, siempre Jacob utilizó de artimañas, de mentiras y engaños para ser superior a su hermano. Por eso, tuvo que pasar 20 años en el exilio.

Esto también pasó a Jacob porque no sabía del itinerario que debía recorrer, cuando José fue arrebatado de su vida, porque sus hermanos por envidia le vendieron a Egipto, dijo: la túnica de mi hijo es; alguna mala bestia lo devoró; José ha sido despedazado. Entonces Jacob rasgó sus vestidos, y puso cilicio sobre sus lomos, y guardó luto por su hijo muchos días. Y se levantaron todos sus hijos y todas sus hijas para consolarlo; mas él no quiso recibir consuelo, y dijo: descenderé enlutado a mi hijo hasta el Seol. Y lo lloró su padre. (Génesis 37:33-35)

Y siguió en este estado de desconsuelo durante otros 13 años aproximadamente, sin saber lo que Dios estaba haciendo y lo que estaba Jehová preparando para salvarle a Jacob y a su descendencia por medio de José en Egipto. Cuando José dio signos de vida a sus hermanos y éstos vinieron a Canaán para llevarle a su padre, Jacob no creyó, hasta que vio toda la caravana que había enviado José a su padre. Cuando Jacob llegó a Faraón, dijo que su vida hasta ahora, era una peregrinación, que fueron pocos y malos sus ciento treinta años de vida. ¿Todo por qué? Porque nunca se preocupó de averiguar con Jehová cuál era el itinerario de su vida. Por eso, vivió bajo muchos errores y tuvo que pagar precio elevado.

Ahora, ¿cómo viven ustedes? ¿hacia dónde se están yendo? ¿saben cuál es el camino correcto de Dios? ¿O están simplemente tomando el camino que se les presenta? ¿O ustedes deciden el camino y luego piden a Jesús para que te acompañe y abra las malezas del bosque?

Yo sé el itinerario que debo recorrer, no precisamente en qué sucederá a cada instante, pero sí de tiempo en tiempo, reconozco el lugar por donde estoy caminando y el Señor me muestra y me confirma que es coincidente con esa visión. Entonces, lo que me queda es que cada día esté orando para el Señor para ver cuál es y que no me desvíe. Para eso tenemos la oración, la Biblia y la guía del Espíritu Santo.

Es por eso, que nuestra iglesia trata de seguir su itinerario y normalmente no nos desviamos por otro camino. Por eso, no hacemos como usualmente hacen los otras iglesias, ni realizamos todas las cosas que ellos hacen. Normalmente no hacemos experimentos. Por eso Jesús dijo: y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento. (San Mateo 10:7-10). Seguro que solamente aquella persona que sabe su itinerario puede viajar con lo justo, con lo necesario, puede andar sin alforja, sin oro, ni cobre, porque sabe que no necesitará de valija extra, y siempre que uno está por el camino especificado por Dios, nada nos faltará, ni nadie nos detendrá.

Miren y piensen solamente en nuestros ministerios, Palabras de Vida que nos cuesta un montón de dinero, incluso como el sueldo de una persona semanalmente, el comedor ambulante que hacemos, los otros ministerios de evangelización, de los hospitales, en Internet, en la cárcel. Si te sientas a calcular el oro y la plata que gastamos en ello, no saldrán las cuentas, pero el Señor nos provee. ¿Amén?

Y algo más importante, cuando estamos en el buen itinerario de Dios, él alimenta nuestro corazón, nos da abundancia de palabra, de gozo, de gratitud, de fe, de confianza y de convicción. Refresca nuestro cansancio luego de los ministerios.

Ahora es importante que cada uno de ustedes, pregunten a Dios, por el itinerario de su vida personal y el de su familia, de cada uno de sus hijos.

Este hombre Jacob, recién a los ciento treinta años comenzó a buscar a Jehová de una manera diferente, hasta este punto su vida fue mala, dura, fue una peregrinación. Pero durante los restantes diecisiete años que vivió en Egipto, buscó a Dios en una forma diferente, y consecuencia de eso, son sus palabras, las bendiciones proféticas que hizo a cada uno de sus hijos en el día de su muerte. Les estaba dando el itinerario de la vida a cada hijo, a cada tribu.

Díganme, ¿cuántas veces fueron testigos de creyentes quienes estando en su lecho de muerte dejaban las bendiciones proféticas a sus hijos antes de morir, como lo hizo Jacob? Yo no recuerdo de ninguno. Significa que su vida no lo vivió de esta manera, ni lo buscó, por tanto, no tiene qué dar a sus hijos.

El Dios que nosotros creemos, hizo un pacto o quiere hacer un pacto con cada uno de ustedes, y normalmente en el pacto de Dios, siempre existen las cláusulas de qué harás, qué te dará, qué alcanzarás, dónde irás. Es decir te muestra tu itinerario y tu vocación. Pero esto, tienes que creer y tienes que buscar hasta obtenerlo.

Sino estarás perdido, serás blanco de cualquier embaucador, ante la primera y la mejor promesa inclinarás tu oído. Pero tu vida será vacío respecto a Dios.

Por eso, tienes que creer en el pacto, tienes que buscar para que Dios te haga un pacto, y que te revele los términos minuciosos del pacto, así sabrás tu itinerario.

CONCLUSIÓN

Cuando hago un viaje en ómnibus de larga distancia, para mí ese lugar es totalmente nuevo, pero veo a personas que reconocen los lugares, las casas y saben hasta dónde llegaron, cuánto les falta y dónde descender.

Nosotros que tenemos un pacto con Dios y cuando nos ha mostrado un itinerario, caminamos por sendas totalmente desconocidas, porque no sabemos el lugar, el tiempo y las condiciones que son diferentes, mas de tanto en tanto, reconocemos el lugar, el momento, la situación que se plantea; el Espíritu Santo te indica y te afirma que has llegado a una cierta parte y sabes cuánto has avanzado, pero lo más importante sabrás cuánto te falta para que tengas fe y paciencia.

Cuando tú sabes el itinerario de tu vida, cuando vengan las dificultades, los obstáculos, las tentaciones, cuando se te planteen otros caminos, otros planes, no te dejarás vencer, porque sabes hacia dónde estás caminando con firmeza y decisión.

Y cuando sabes tu itinerario, esto también forja tu carácter, afirma tus conocimientos y eres firme, para no desviarte. También todas las veces que camines por ese itinerario, sabrás y sentirás la Presencia de Jehová en tu vida. No serás como un barco sin rumbo, que es llevado por cualquier viento que sopla a tu alrededor.

Jacob comenzó a buscar a los ciento treinta años, pero nosotros que tenemos la Biblia en mano, búscalo hoy y no estés vagando y perdiendo tiempo y vigor de tu vida. Cuando tú sabes el camino de tus hijos, así lo educarás, no te preocuparás, porque siempre que vayas por el camino que Dios mostró, por ese itinerario, siempre llegarás a cumplir la vocación de su vida en la tierra.

Como dijo el apóstol Pablo: así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado. (1 Corintios 9:26)

Tienes que poder dejar una bendición profética, tienes que averiguar el itinerario de tu vida y de tu familia, de cada uno de ellos. Y estas palabras son ciertas: y Jehová dijo: ¿encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer, habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra? Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él. (Génesis 18:17-19). Y le contó lo que pasará a Sodoma y Gomorra.

¿Sabes cuál es el itinerario de tu iglesia? ¿Qué haremos el fin de semana? ¿Qué haremos el próximo mes? Entonces serás como una pelotita de ping-pong, ajetreado de aquí para allá, supuestamente sirviendo a Dios pero nunca avanzas hacia el destino, tampoco tienes referencias actuales porque no sabes el itinerario.

Despiértate tú, y averigua con Dios tu itinerario. Es tu vida.

Que Dios te bendiga.

Nota: Eres libre de utilizar el material porque dice el Señor Jesús "de gracia recibisteis, dad de gracia". Pero estás comprometido a no modificar el texto en parte o en su conjunto, ni utilizarlo con fines comerciales de cualquier índole. En cuyo caso, necesitará una autorización por escrito.

 


Informes sobre esta página:
Copyright © 2003-2011 Palabras de Vida, www.evangelio123.org
Fecha de creación
: 1 de enero de 2011